Preámbulo

 

¿Qué es la Huella Ecológica de CIDSE?

La «Huella Ecológica de CIDSE» ofrece modos para que la red CIDSE evalúe y reduzca su huella ecológica. La secretaría del CIDSE y varias organizaciones miembros han estado pensando durante muchos años en el impacto ambiental de su propio trabajo. La Huella Ecológica de CIDSE constituye un paso crucial en la recopilación y presentación de todas estas valiosas experiencias de la red de CIDSE. Nos muestra dónde estamos como red y cómo podemos avanzar juntos. En línea con nuestros continuos esfuerzos para hacer de CIDSE una verdadera red de aprendizaje, la Huella Ecológica de CIDSE está diseñada para facilitar el intercambio de conocimientos y experiencias y fomentar el enriquecimiento mutuo a través de la red CIDSE. Esperamos que ello apoye activamente a nuestra red para predicar con el ejemplo cuando se vea nuestro propio impacto ambiental. Además, tiene como objetivo inspirarnos y ayudarnos a todos a seguir reflexionando, cuestionándonos y desafiándonos a nosotros mismos y a nuestras propias organizaciones y a tomar medidas prácticas para minimizar nuestro propio impacto ambiental.

El trabajo de CIDSE sobre las huellas ecológicas es un proceso dinámico que continuará desarrollándose y evolucionando con la red de CIDSE. En ese sentido, es sólo un punto de partida, un primer paso juntos. El formato en línea nos permite revisar, actualizar y añadir historias, logros, prácticas inspiradoras y recursos de los miembros de CIDSE y, en una segunda fase, también de los socios y aliados. Esperamos que pueda servir como base firme para continuar reflexionando, discutiendo y compartiendo formas de reducir aún más la huella ecológica de CIDSE. 

 

¿Por qué se ha desarrollado?

Como red, nos esforzamos para lograr un cambio transformador para poner fin a la pobreza y la desigualdad, desafiando la injusticia sistémica, la inequidad, la destrucción de la naturaleza y promoviendo alternativas justas y ambientalmente sostenibles. Esto se refleja en nuestra labor diaria en materia de justicia climática, sistemas energéticos y alimentarios, reglamentación empresarial y derechos de la tierra, en las que abogamos activamente porque los gobiernos y las empresas dejen de deteriorar nuestro medio ambiente común, nuestra salud y nuestro futuro. A través de nuestro trabajo con los miembros, socios y aliados, tenemos una visión amplia y directa de los impactos sociales y ecológicos dramáticos y devastadores de nuestra economía y forma de vida hambrienta de recursos. En nuestra vida personal y en todos los aspectos de lo que hacemos como red, estamos por lo tanto especialmente llamados a actuar de una manera que sea responsable con el clima y el medio ambiente. 

A medida que los llamamientos para una transformación urgente hacia un mundo justo y sostenible se hacen más fuertes, necesitamos una acción audaz, ambiciosa e inmediata a varios niveles. Los efectos cada vez más tangibles del cambio climático en nuestra vida cotidiana y especialmente en la de los más vulnerables, nos recuerdan que debemos actuar. Con la adopción del Acuerdo de París en 2015, los países acordaron mantener el aumento de la temperatura mundial muy por debajo de 2°C y proseguir los esfuerzos para limitar el calentamiento a 1,5°C. Sin embargo, la reducción de las emisiones, tal como se establece actualmente en las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional de los países, no bastará para alcanzar ese objetivo y ponernos en el camino hacia una sociedad con bajas emisiones de carbono. A medida que seguimos instando a los responsables de formulación de políticas a que proporcionen soluciones rápidas y claras y a medida que seguimos movilizando, apoyando y pidiendo una transición justa hacia un futuro más sostenible y habitable, reconocemos que juntos tenemos la clave para lograr el cambio que necesitamos y reducir nuestras emisiones de dióxido de carbono. El cambio climático exige cambios profundos y radicales en las actuales pautas de producción y consumo, lo que requiere que hagamos más sostenible la forma en que trabajamos.

Los cambios que prevemos que conducirán a un mundo justo y sostenible no pueden ocurrir sin el compromiso personal de muchos. Hay prácticas que nosotros, como individuos, comunidades y organizaciones podemos adoptar para crear el tipo de mundo que queremos ver. Nuestras acciones pueden ser las semillas de una nueva forma de vida y el motor para que los responsables políticos pasen de las palabras a la acción. 

En CIDSE, estamos convencidos de que este cambio también debe ocurrir a nivel organizativo y de red. Nuestro mandato de trabajar en la evaluación y reducción del impacto ambiental de nuestra red está plenamente integrado en nuestro actual Marco Estratégico y Plan Operativo. Bajo nuestra prioridad organizacional «El cambio comienza con nosotros», estamos trabajando para crear condiciones estructurales que contribuyan a producir un cambio sistémico. Dentro de esa prioridad, no se trata sólo del trabajo que hacemos como red para avanzar hacia una transformación para un mundo justo y sostenible, sino también de ver cómo operamos en nuestra red y el impacto que nuestro propio trabajo tiene en el medio ambiente. Tenemos que hacernos cargo del cambio que queremos ver y experimentar nosotros mismos una transformación organizativa. Esto incluye la evaluación de nuestras prácticas en base a su impacto ecológico y el esfuerzo por reducir aún más la huella ecológica de CIDSE.

Nuestro trabajo sobre las huellas ecológicas también está profundamente arraigado en los principios y valores de la Enseñanza Social Católica. En su Encíclica, Laudato Si’, el Papa Francisco hizo una llamada hacia una conversión ecológica que conlleve una profunda transformación hacia una forma de vida más sostenible y un imperativo moral para responder “al clamor de los pobres y al clamor de la tierra» en nuestras acciones diarias. Para toda la familia de CIDSE, la encíclica del Papa les ha inspirado a empezar a considerar su propio impacto ambiental como una organización o a subir un escalón en lo que han estado haciendo.

 

¿Para quién es?

La Huella Ecológica de CIDSE será «lanzada» en dos etapas. En su etapa inicial, ha sido desarrollada principalmente para la reflexión interna de los miembros de CIDSE y la secretaría de CIDSE. Limitar su alcance inicial nos permitirá seguir recogiendo las experiencias de los miembros de CIDSE y desarrollar más la herramienta. Sin embargo, en el futuro, tenemos la intención de abrirla a los aliados y socios de CIDSE.

En los próximos meses, la secretaría de CIDSE aprovechará varias oportunidades (tanto en línea como fuera de línea) para compartir la Huella Ecológica de CIDSE. Creemos que compartir y discutir las formas de reducir aún más nuestra huella ecológica no es algo que debamos hacer de forma aislada, sino que debe formar parte de un diálogo permanente con nuestros miembros, socios y aliados tanto en el Norte como en el Sur.

 

¿Cómo se puede usar?

La forma en que se concibió la Huella Ecológica de CIDSE permite que sea utilizada de múltiples maneras. Fue desarrollada para acomodar una variedad de necesidades que los miembros de CIDSE podrían tener en términos de apoyo para continuar su trabajo sobre su huella ecológica.

  • Puedes unirte a la celebración de los logros de otros miembros de CIDSE en la reducción de su huella ecológica;
  • Puedes leer sus historias sobre cuándo, por qué y cómo comenzaron a trabajar en la reducción de su huella ecológica y algunos de sus logros hasta el momento; en los últimos años, hemos visto las historias de compartir el poder que han inspirado el cambio a nuestro alrededor: esperamos continuar y promover este proceso.

Basándose en la valiosa experiencia de la red de CIDSE, la «Huella Ecológica de CIDSE» también incluye muchas ideas sobre cómo avanzar en el trabajo sobre las huellas ecológicas, incluyendo:

  • lecciones basadas en la experiencia de algunos miembros de CIDSE sobre cómo evaluar la huella ecológica de la organización y sobre cómo integrar este trabajo en una organización;
  • prácticas concretas e inspiradoras recopiladas de los miembros de CIDSE, sobre la reducción de su huella ecológica organizativa durante los viajes, en los locales de oficinas y en otras actividades como eventos y talleres;
  • asuntos para que la red de CIDSE reflexione y discuta más a fondo;
  • y una sección de recursos con enlaces a diversos materiales de los miembros de CIDSE sobre huellas ecológicas.

¿Le gustaría compartir la experiencia de sus organizaciones en el trabajo sobre la huella ecológica? ¿O información o recursos adicionales?  ¡Por favor, háganoslo saber! Giorgio Gotra [gotra(at)cidse.org] o Nicky Broeckhoven [broeckhoven(at)cidse.org]

Progresos de la huella ecológica de los miembros del CIDSE

Muchos miembros de CIDSE han reflexionado y actuado durante muchos años sobre las huellas ecológicas y los estilos de vida sostenibles. Esta sección muestra algunos de los sorprendentes trabajos que ya están en marcha en la red de CIDSE. A continuación, varios miembros comparten con nosotros sus progresos en huella ecológica. Nos dicen cuándo y por qué comenzaron a observar su propia huella, describen cómo lo hicieron y destacan sus principales logros hasta el momento.

Sus progresos muestran una amplia gama de enfoques para trabajar en la evaluación y reducción de la huella ecológica. Son posibles varios puntos de entrada y no hay una forma única de abordar las huellas ecológicas y la sostenibilidad en una organización. Depende mucho del tamaño de la organización, sus recursos (personal, tiempo y presupuesto), y el grado de compromiso y apoyo a diferentes niveles.

Sus progresos demuestran además que el trabajo sobre la huella ecológica no se realiza en un proceso absolutamente lineal y que lleva tiempo poner a todos de acuerdo. Algunos miembros de CIDSE comenzaron a examinar el impacto ambiental de su trabajo y actividades desde hace casi diez años, sin embargo, eso no significa que tales esfuerzos hayan sido siempre constantes. Varios miembros informan que el trabajo sobre su huella ecológica ha fluctuado: a veces hubo progresos, otras veces hubo un estancamiento.

El trabajo sobre las huellas ecológicas en la red CIDSE ya ha dado lugar a muchos logros concretos. Varios miembros de CIDSE tienen ahora en vigor políticas o directrices de sostenibilidad. Algunos han establecido, o están en proceso de establecer, un equipo dedicado o un grupo de trabajo para centrarse en su huella ecológica y política verde. Algunos han establecido objetivos y han logrado reducir considerablemente las emisiones en esferas como viajes o actividades relacionadas con la oficina. Es importante reconocer y celebrar estos logros a medida que la red de CIDSE continúa reflexionando, discutiendo y compartiendo sobre las formas de reducir aún más nuestras huellas ecológicas.

Broederlijk Delen estableció un grupo de trabajo sobre «política verde» en 2010, como parte de su responsabilidad social corporativa. El grupo de trabajo tuvo sus altibajos, ya que casi nunca fue una prioridad para los participantes, pero poco a poco la ‘política verde’ fue creciendo. Se establecieron políticas, y los empleados se volvieron más y más conscientes del adagio «practicar lo que predicas». La dirección apoyó al grupo de trabajo desde el principio, lo que facilitó las actividades y las nuevas políticas. Trabajamos en una amplia gama de temas y logramos resultados significativos en «alimentos sostenibles» y «viajes nacionales». Actividades como comidas vegetarianas y charlas de almuerzos han sido populares entre el personal. Desde 2019 nos hemos centrado en 2 o 3 áreas de política por año. En 2019 estas fueron «consumo de energía», «viajes internacionales» y «comunicación». En 2020 estamos buscando «alimentos sostenibles» y «desinversión». Somos conscientes de los crecientes desafíos climáticos a los que se enfrenta el mundo, que necesitan un cambio mayor del que la mayoría de las organizaciones han sido capaces de hacer en los últimos diez años. Esta es un área central de preocupación en nuestros planes futuros.

Para saber más sobre nuestros principales logros, haga clic aqui

La CAFOD ha trabajado en cuestiones de medio ambiente y cambio climático durante décadas a través de nuestro propio trabajo operacional, nuestros programas internacionales en el extranjero y la Comunidad Católica en Inglaterra y Gales. Hemos visto de primera mano los impactos devastadores del cambio climático y la destrucción del medio ambiente en nuestros socios y hemos visto cómo la comunidad católica se ha movilizado para cambiar ellos mismos y rebelarse a la situación.

Inspirándonos en Laudato Si’, nos hemos retado a escuchar «el clamor de la tierra y el clamor de los pobres» a través de todo nuestro trabajo. Nuestro marco estratégico 2020-30 Nuestro Hogar Común tiene el compromiso de «una conversión ecológica para transformarnos nosotros mismos». Una de las medidas de nuestra conversión ecológica es que CAFOD «ejemplificará la administración del medio ambiente y será neutro en carbono neto para 2030«. Dentro de nuestro Programa Internacional estamos comprometidos con un enfoque ecológico integral.

Nuestra política ambiental ha sido actualizada de acuerdo con nuestra nueva estrategia y está guiada por un Grupo de Trabajo de Gestión Ambiental. Nos comprometemos tanto a proteger el medio ambiente mediante la reducción de cualquier impacto ambiental negativo en todas nuestras operaciones y programas de trabajo, como a regenerar el medio ambiente. La Memoria anual 2019/20 tendrá una sección sobre la gestión ambiental y comenzaremos a publicar nuestra huella de carbono a partir de 2020/21.

Para conocer más acerca de algunos de nuestros logros, haga clic aqui

El medio ambiente y la ecología siempre han sido temas importantes en nuestra organización, pero sobre todo en los programas en el extranjero donde el apoyo a los grupos de pequeños agricultores en materia de agroecología ha predominado en los últimos años. Pero, ¿por qué trabajar en agroecología con socios en el extranjero y no aquí en Bélgica? Esta incoherencia ya no podía justificarse y por lo tanto empezamos a estudiar la agroecología aquí en Europa, promoviendo mejores políticas públicas y estudiando después nuestra propia huella ecológica. De hecho, consideramos que debíamos dar ejemplo a nuestros asociados en el extranjero y a los interesados externos e internos. Alrededor de 2015 también redactamos nuestra “Politique de Développement durable” (Política de Desarrollo Sostenible). También sucedió que nuestro principal financiador institucional, el Ministerio de Cooperación para el Desarrollo de Bélgica, estaba muy interesado en que las ONG a las que apoyaba tuvieran una política de este tipo. Nuestro compromiso ambiental se vio reforzado cuando solicitamos y obtuvimos la etiqueta verde (Label Entreprise Ecodynamique) otorgada por la Región de Bruselas en 2015 y nuevamente en 2019. El hecho de contar con una política escrita sobre el desarrollo sostenible y recibir una etiqueta ambiental nos ayudó realmente a aumentar la motivación del personal, los voluntarios y los donantes y, al mismo tiempo, a demostrar claramente nuestro compromiso con las causas ambientales.

Para saber más sobre nuestros principales logros, haga clic aqui

En eRko intentamos hacer algo cada día. Por ejemplo, viajar en transporte público, reducir el número de coches utilizados para asistir a reuniones o encuentros, y favorecer los viajes en tren y el uso compartido de coches. Cuando recibimos invitados u organizamos seminarios y talleres, compramos comida y refrescos en tiendas de cero desperdicios. Siempre que es posible y cuando tiene sentido logístico, fomentamos los viajes en tren en vez de avión o coche (por ejemplo, reuniones con socios en Austria). Lamentablemente, no tenemos políticas claras sobre la reducción sistemática de nuestra huella ecológica.

La FEC ha estado trabajando en la sostenibilidad y su huella ecológica desde 2011, como parte de las campañas de estilos de vida sostenibles. Sin embargo, no estamos trabajando en una huella ecológica organizacional. Actualmente, no tenemos ninguna política o procedimientos escritos sobre esto. Sin embargo, tenemos algunas prácticas de sostenibilidad en nuestra organización para reducir nuestra huella ecológica. CIDSE nos ha retado para empezar a trabajar en estos temas. Una vez que analizamos la situación en Portugal y en torno a nuestros socios locales, concluimos que la sostenibilidad estaba directamente relacionada con nuestra misión. Por lo tanto, comenzamos a trabajar en estos temas regularmente con escuelas, campañas, socios locales, productores, pequeños agricultores y responsables de la toma de decisiones (locales, nacionales y europeos). Ahora, «estilos de vida sostenibles» es uno de los ejes principales del Plan Estratégico de la FEC para 2017-2021.

Para conocer más acerca de algunos de nuestros logros, haga clic aqui 

Dentro de nuestra organización, se ha desarrollado una mayor sensibilidad sobre este tema principalmente gracias a la publicación de la Encíclica del Papa Francisco sobre la ecología (integral) – Laudato Sí en 2015. El trabajo realizado para organizar varias peregrinaciones climáticas nacionales e internacionales contribuyó a reforzar el mensaje de la encíclica. Otro factor que desempeñó un papel clave en este proceso fue el compromiso personal de nuestro personal. En este sentido, un ejemplo concreto y reciente de cómo mantenemos «viva» la conciencia sobre estos temas fue el regreso de nuestros jóvenes partidarios del campamento juvenil de CIDSE «Cambiemos por el planeta – Cuidemos a las personas», organizado por CAFOD en el Reino Unido en agosto de 2019. Una vez de vuelta en la oficina, gracias a su experiencia en el campamento de seis días, nuestros jóvenes colegas compartieron con el resto del equipo la necesidad de que FOCSIV se ocupe de su propia huella ecológica, considerando nuestro uso de plástico desechable, la forma en que instalamos nuestros sistemas de calefacción, el uso de los coches y la movilidad del personal de la oficina, la gestión del presupuesto, … Por lo tanto, aunque no tenemos ninguna política de sostenibilidad en marcha, somos conscientes de la importancia de este tema.

Para la red KOO, este proceso comenzó realmente en 2015. En ese momento, la Conferencia Episcopal Austriaca emitió una declaración de protección climática en la que estableció tres objetivos para la Iglesia Católica Austriaca, incluyendo el desarrollo de (1) estrategias de protección climática y energética con planes de implementación, (2) reglas de suministros eco-sociales y (3) pautas de sostenibilidad en todas las diócesis. Dado que ya se estaban elaborando directrices de sostenibilidad en diferentes diócesis, no tenía sentido que la KOO elaborara sus propias directrices de sostenibilidad completas para las organizaciones que trabajan en la iglesia mundial y en la ayuda internacional al desarrollo. Así pues, decidieron redactar unas normas sobre la protección del clima que les permitieran incorporar las normas preexistentes en sus operaciones y escogieron y complementaron aspectos clave relevantes para su red. Basándose en estas normas, pidieron a sus organizaciones miembros que eligieran al menos tres puntos en los que querían trabajar durante un año. Al principio, algunos de sus miembros más pequeños estaban un poco preocupados porque no tenían mucha capacidad para comenzar este trabajo. Sin embargo, pronto se dieron cuenta de que ya estaban haciendo mucho y de que algunas acciones podían llevarse a cabo fácilmente. Algunos de los miembros más grandes tienen en marcha sus propias normas de oficina ecológica/sostenibilidad.

Desde hace más de 60 años MISEREOR participa en proyectos internacionales de desarrollo, entre ellos la protección del medio ambiente y la actividad económica sostenible, para que las futuras generaciones puedan vivir en nuestro planeta. Desde el comienzo MISEREOR ha pedido a la población y a los responsables de la toma de decisiones de Alemania a examinar y reducir su consumo de recursos. MISEREOR se pregunta lo mismo. La elaboración de presupuestos sostenibles es una prioridad absoluta. Por tal razón Misereor ha adoptado una política de compras sostenibles y ha establecido una gestión ambiental sistemática, de acuerdo con el Sistema de Gestión y Auditoría Medioambientales (EMAS) de la Unión Europea, incluyendo una validación externa. Nuestro objetivo es evitar o reducir las emisiones de CO2 causadas por el trabajo de Misereor y compensar todas las emisiones restantes a través del fondo de compensación «Klimakollekte» de la Iglesia. Al integrar los criterios ambientales en la cooperación para el desarrollo, la misión cristiana de preservar la creación también adquiere una dimensión internacional y global en nuestro trabajo de proyectos. La participación de los socios de proyectos a nivel internacional, y de los socios comerciales a nivel regional y nacional, tiene por objeto crear una conciencia colectiva sobre la vida y el trabajo sostenibles. A través de su sistema de gestión ambiental, MISEREOR se propone establecer su propia credibilidad y servir de modelo a otros grupos e instituciones de la Iglesia y la sociedad. Junto a MISEREOR, sus colaboradores dan también un ejemplo de cómo contribuir a un estilo de vida sostenible.

Trócaire ha estado respondiendo a los impactos del cambio climático en los países más pobres del mundo durante más de una década. Apoyamos a las comunidades a afrontar las consecuencias cuando ocurren desastres relacionados con el clima y a aumentar su resistencia ante futuros choques climáticos. También hacemos campaña para la adopción de medidas a nivel nacional e internacional y creamos conciencia y alentamos la adopción de medidas en Irlanda. Hemos hecho una serie de intentos para abordar nuestra huella de carbono organizacional. Nuestra iniciativa más reciente – GLAS (Irish for Green) comenzó en 2016. Tenemos un grupo de trabajo y un campeón de GLAS en nuestro Equipo de Liderazgo Ejecutivo. Recopilamos anualmente datos de todas nuestras oficinas sobre las emisiones de carbono de los viajes aéreos y por carretera, y el uso de papel y de energía. Desde 2017 hemos establecido objetivos anuales de reducción de nuestras emisiones. Las políticas de GLAS están incorporadas en los procesos de planificación y presupuestación anual de la organización con el fin de garantizar una reducción continua y consistente de las emisiones y asegurar que el cuidado de nuestro medio ambiente sea fundamental en todas nuestras actividades.

Para conocer más acerca de algunos de nuestros logros, haga clic aqui

En la secretaría de CIDSE, el desarrollo y la aplicación de políticas para evaluar y reducir nuestra huella ecológica ha sido un proceso progresivo que comenzó hace más de 10 años. A lo largo de los años, hemos examinado el impacto ecológico del transporte y los viajes, que constituyen una gran parte de nuestras emisiones de carbono, el impacto de las actividades cotidianas de la oficina, como el consumo de electricidad, agua y papel, y hemos considerado el impacto ambiental de los eventos que organizamos o acogemos. En este proceso, ha habido muchos pasos informales (a través de reuniones y debates) pero también otros pasos formales importantes. Desde 2010, tenemos en vigor políticas que abarcan la alimentación, los edificios, los viajes y la tecnología de la información. En 2016, el trabajo sobre nuestra huella ecológica se incorporó en el Marco Estratégico y el Plan de Operaciones de CIDSE. Esto ha proporcionado un mandato claro para continuar la labor de evaluación y reducción de nuestro impacto ambiental de una manera más coherente, incluida la creación de espacios para el intercambio y el aprendizaje entre los miembros y la supervisión y evaluación de los progresos realizados hasta la fecha. Ha llevado a la adopción de una estrategia de oficina sostenible y una política de sostenibilidad actualizada y revisada que abarca diversas categorías de operaciones de trabajo (incluidos los viajes, la oficina y las actividades). Es un proceso al que han contribuido diversos empleados y miembros de CIDSE.

¿Le gustaría compartir los procesos de sus organizaciones con el trabajo sobre la huella ecológica? ¡Por favor, háganoslo saber! Giorgio Gotra [gotra(at)cidse.org] o Nicky Broeckhoven [broeckhoven(at)cidse.org]

La experiencia de cidse en la evaluación e incorporación de la huella ecológica

En la red CIDSE, sentimos una necesidad real de reflexionar y considerar el impacto ambiental de nuestras propias actividades y desafiarnos constantemente a reducir aún más nuestra huella ecológica y así ayudar a detener el calentamiento global. En la sección anterior se destacó el increíble trabajo que ya están realizando los miembros de CIDSE y la Secretaría de CIDSE. Esto ha generado una gran cantidad de información que ofrece valiosas lecciones para avanzar en el trabajo sobre las huellas ecológicas. Nos ha permitido reunir muchas prácticas concretas de inspiración que abarcan varias áreas, incluyendo viajes, prácticas y actividades relacionadas con la oficina. La experiencia de los miembros también nos ha permitido identificar los factores que han demostrado ser cruciales, pero que suponen un reto para integrar con éxito el trabajo sobre la huella ecológica en una organización o red.

Dado que «medir es saber», la experiencia en la red de CIDSE muestra que un primer paso clave en la evaluación de la huella ecológica es saber dónde se encuentra su organización. Por eso comenzaremos compartiendo algunas de las experiencias de los miembros de CIDSE en la evaluación de su huella ecológica y destacaremos ciertos pasos importantes en este proceso. Sin embargo, la medición y el establecimiento de objetivos de reducción es sólo una parte del proceso. La experiencia de los miembros también ha demostrado que hay varios factores que pueden tener una influencia importante en que una organización logre con éxito las metas y objetivos que se ha fijado. Esos factores, que se examinan en la sección II, incluyen la incorporación del trabajo relativo a las huellas ecológicas en un contexto organizativo más amplio y la obtención de apoyo a distintos niveles de la organización.

LA EXPERIENCIA DE LOS MIEMBROS EN LA EVALUACIÓN DE SU HUELLA ECOLÓGICA

La reducción de su huella ecológica como organización requiere una evaluación de su impacto ambiental actual como organización. Los miembros de CIDSE han hecho esto de varias maneras. A pesar de los diferentes sistemas utilizados en la red de CIDSE para evaluar las huellas ecológicas y las diferentes «etapas» en las que se encuentran los miembros, algunos pasos son cruciales en este proceso. Estos incluyen: evaluar el impacto ambiental de lo que hace su organización, priorizar ciertas áreas para centrarse o reducir e identificar y establecer objetivos y formas de reducir aún más su huella ecológica. Sin embargo, la evaluación de su huella ecológica no es un proceso lineal. Algunos de los miembros subrayan la necesidad de identificar sistemáticamente las áreas que deben mejorarse.

EVALUAR IMPACTO 

Para evaluar el estado actual de su impacto ambiental como organización, tiene que llevar a cabo un análisis y evaluación de los aspectos ambientales pertinentes relacionados con sus actividades. Con este fin, algunos miembros de CIDSE han realizado una auditoría ambiental y/o han contratado a un consultor para que les ayude a establecer sistemas de medición y evaluación. Otros han desarrollado sus propios sistemas internos y, en la medida de lo posible, han utilizado las herramientas y servicios de medición en línea existentes. Mucho ha dependido de los recursos y las capacidades disponibles en las distintas organizaciones.

Algunos de los problemas que tuvieron que afrontar los miembros de CIDSE para evaluar el impacto fueron los problemas relacionados con la obtención y la captura de datos (por ejemplo, la falta de datos necesarios, las lagunas en los datos o los problemas de acceso y almacenamiento de los datos) y la subestimación de los recursos y el tiempo necesarios para acceder a los datos y completar las evaluaciones. Un buen ejemplo del primer punto es trabajar con las calculadoras disponibles en línea para evaluar el impacto ambiental de los viajes. Para calcular las emisiones de CO2 de los viajes en avión, por ejemplo, todavía hay mucha incertidumbre sobre el factor por el cual las emisiones reales deben multiplicarse para tener una idea real del impacto climático total.

PRIORIZAR LAS ÁREAS DE IMPACTO

Sobre la base de la evaluación de dónde están situados como organización, algunos miembros de CIDSE identificaron entonces ciertas áreas de impacto a las que darían prioridad en su trabajo sobre la huella ecológica de su organización. Lo mejor es basar esta priorización tanto en la relevancia ambiental (baja, media, alta) de las áreas de actividad de una organización como en las oportunidades de cambio (baja, media, alta).

La evaluación de la huella ecológica de la organización reveló que, para muchos miembros de CIDSE, los viajes son la mayor fuente de emisiones de CO2 (ver también la sección «práctica inspiradora» de esta herramienta), lo que la convierte en un área importante en la que centrarse. Sin embargo, por varias razones esta no es un área donde se puedan hacer cambios fácilmente. Debido a la pandemia de COVID-19, varios ajustes a corto plazo (por ejemplo, pasar a trabajar en línea) nos han permitido evitar los viajes, sin embargo, no todas son soluciones a largo plazo y los viajes seguirán siendo importantes para parte de nuestro trabajo. Por ejemplo, algunos miembros de CIDSE han señalado en sus políticas ambientales que, si bien los viajes internacionales representan una gran parte de sus emisiones de CO2, no siempre pueden reducirse más debido a sus mandatos como organizaciones. Este aspecto merece ser discutido más a fondo de una manera más integral, considerando las muchas necesidades y objetivos de nuestro trabajo.

Además, las áreas que generan el mayor impacto ambiental no siempre pueden ser áreas en las que se pueden hacer reducciones a corto plazo. Los miembros de CIDSE comentaron que la combinación de medidas ambiciosas a largo plazo con resultados inmediatos a corto plazo es importante para proporcionar la visibilidad y el compromiso necesarios para alcanzar objetivos ambiciosos a largo plazo (véase sección II).

ALGUNOS EJEMPLOS CONCRETOS DE LOS MIEMBROS:

BROEDERLIJK DELEN identificó varias áreas en las que trabajar. Cada año escogen tres áreas de su plan de acción de «Política Verde» para mejorar aún más. Para 2019, estas eran la comunicación (interna y externa), los viajes (vuelos) y la energía. Para 2020, están viendo alimentos, inversión/desinversión y edificios. (incl. ‘buen vivir’ en el trabajo) (Grupo de Trabajo de Política Verde – Método de trabajo y planificación 2018-2021). 

Basándose en la primera fase de su auditoría ambiental, MISEREOR identificó los viajes de negocios internacionales no europeos y la producción de materiales como candidatos adecuados en cuanto a su relevancia ambiental y a las oportunidades de cambio. Para el futuro, sin embargo, su equipo medioambiental identificó oportunidades y una necesidad de acción en los viajes en Europa, eventos, calefacción y compras. La producción de materiales también sigue figurando en la agenda (Programa Ambiental de Misereor 2019-2021).

TRÓCAIRE identificó inicialmente tres áreas en las que centrarse (viajes internacionales y nacionales, y publicaciones internas y externas). Luego añadieron la energía y los residuos (TOR, Iniciativa Glas, marzo de 2016).

ESTABLECER METAS Y OBJETIVOS

Además de evaluar y priorizar las principales áreas de impacto, también es bueno fijarse objetivos concretos como organización. Varios miembros de CIDSE están estudiando actualmente la mejor manera de establecer sus objetivos de reducción. Su experiencia muestra que hay un par de maneras de hacerlo. Una puede ser simplemente fijar un objetivo, aunque no esté basado en nada particularmente científico. Este fue el consejo que un miembro de CIDSE recibió de su consultor ambiental. El razonamiento detrás de esto es que siempre es bueno tener algo por lo que trabajar. Puede que te pases del objetivo, puede que no lo alcances, pero al menos está enfocando la mente de las personas en ese objetivo de reducción. Otro método es basarse en los objetivos de reducción acordados internacionalmente. Algunos miembros intentan modelar sus objetivos de reducción anual de base en la aplicación de los objetivos del acuerdo de París, es decir, -40% de emisiones para 2020, -60% para 2030; cero emisiones a partir de 2050. 

INCORPORACÍON DE LA SOSTENIBILIDAD Y LA EVALUACIÓN DE LA HUELLA ECOLÓGICA EN SU ORGANIZACÍON

Cuando se empieza a trabajar en la reducción de la huella ecológica de su organización, a menudo es importante empezar con pequeños pasos. Estos son pasos que pueden lograrse fácilmente pero que son visibles y pueden ser comunicados y celebrados dentro de la organización. Esto puede crear la motivación necesaria para avanzar y tomar otras medidas para reducir aún más el impacto ambiental. Como dijo un miembro de CIDSE en su historia «tratamos de hacer un poco cada día».

Sin embargo, el hecho de integrar realmente el trabajo de evaluación de la huella ecológica en las estructuras organizativas tiene claros beneficios, sobre todo cuando se trata de ampliar sus esfuerzos. Los miembros de CIDSE están explorando diferentes maneras de hacer que esto suceda. Sus experiencias muestran que hay varios factores que pueden tener una gran influencia en que una organización tenga éxito en el logro de los objetivos y metas que se ha fijado. Estos incluyen,

  1. Incorporar el trabajo sobre las huellas ecológicas en los instrumentos estratégicos y de planificación de su organización,
  2. Tener recursos dedicados (tanto en términos de presupuesto como de personal),
  3. Asegurarse de que haya un amplio apoyo en su organización,
  4. Comunicar externamente sobre el trabajo en su huella ecológica,
  5. Intercambio de experiencias con otras organizaciones, asociados y redes.

 Para obtener más información sobre cada uno de los factores anteriores, haga clic en la imagen de abajo. 

Sharing Communication Support Base Resources Framework

Prácticas inspiradoras

Esta sección muestra algunas de las prácticas inspiradoras de las huellas ecológicas que están ocurriendo dentro de la red de CIDSE. Estas no son, por supuesto, exhaustivas, pero proporcionan una buena imagen de las diferentes opciones que los miembros de CIDSE están considerando cuando trabajan en su impacto ambiental organizacional. Algunas de estas prácticas ya están en marcha, mientras que otras todavía son de naturaleza pretenciosa. Por el momento, esta sección representa una colección de prácticas inspiradoras de Broederlijk Delen, Entraide & Fraternité, Trócaire, CAFOD, Fastenopfer, KOO, Misereor y la Secretaría de CIDSE. Todos tienen políticas o directrices para facilitar su trabajo sobre sus huellas ecológicas. Estos instrumentos son documentos dinámicos y vivos que se actualizan regularmente y se adaptan a los contextos locales/regionales. Algunos miembros proporcionan información práctica detallada sobre la forma de aplicar sus directrices, por ejemplo, como apéndice de su política. Esto podría incluir requisitos específicos para grupos de actividades o productos (catering o equipos de oficina) y «consejos sobre adquisiciones» concretos en relación con los productos y lugares.

Como la Huella Ecológica de CIDSE se revisará y actualizará regularmente, en el futuro se añadirán más prácticas inspiradoras de otros miembros de CIDSE.

Travel Activities Office

Temas para una reflexión y discusión adicionales

Compensación de emisiones

Algunos miembros de CIDSE han estado pensando en cómo compensar las emisiones inevitables. Algunos actualmente compensan las emisiones inevitables a través de organizaciones externas de compensación. Otros optan por compensar de un modo diferente, razonando que sus propias organizaciones ya apoyan las actividades «compensatorias» y que el dinero de «compensación» que podría ir a sus socios y al trabajo ambiental de otro modo se gastaría fuera de la organización. Además, algunos no quieren dar la impresión de que la compensación lo resuelve todo, una impresión que podría dar lugar a más emisiones y que correría el riesgo de comprometer la reducción general de las emisiones. Además, está la cuestión de equilibrar los efectos negativos y positivos de toda una organización.

La cuestión de si se debe compensar o no y cómo hacerlo no es fácil y hay que tener en cuenta varias cuestiones. Sin embargo, es importante que las decisiones sobre la reducción de las emisiones y la compensación se discutan a fondo internamente con la organización o la red para que sean apoyadas por todos en la organización.

Desinversión

Inspiradas por la encíclica Laudato Si’, cada vez más organizaciones e instituciones cristianas de todo el mundo ya no desean invertir su dinero en los sectores de los combustibles fósiles, sino en actividades económicas que ayuden a realizar la transición hacia un futuro sostenible y respetuoso con el clima. Esto se basa en la conciencia de que tienen la responsabilidad de lograr una transición rápida y equitativa de la «era fósil» a la energía limpia para todos y a una economía con bajas emisiones de carbono. Algunos miembros de CIDSE se han comprometido a dejar de invertir reservas financieras en acciones o fondos relacionados con la explotación de combustibles fósiles y a retirar toda su inversión en sectores fósiles en los próximos años y a reinvertir en el desarrollo sostenible, la energía renovable y la transición a una economía con bajas emisiones de carbono.

Ha llegado el momento de hacer un balance de la aplicación práctica de esas promesas en el marco de la red de CIDSE, de aprender de las diferentes experiencias y de abandonar plenamente cualquier inversión en combustibles fósiles en toda la red mediante la elaboración de orientaciones prácticas de inversión sostenible y responsable.

Repercusiones de las medidas de la huella relacionada con las viajes en el trabajo con las asociados

Esta cuestión de «reflexión y debate» se vincula a un debate más amplio sobre lo que podría significar una reducción de los viajes intercontinentales para la labor de la red CIDSE y sus miembros con los asociados en el extranjero. Algunos miembros mencionaron que la reducción del número de viajes intercontinentales para disminuir las emisiones de carbono de los viajes aéreos tendría inevitablemente un impacto (especialmente a largo plazo) en su trabajo con los asociados. Por ejemplo, requeriría un aumento de la capacidad de los asociados y el fortalecimiento de los recursos, así como que los asociados realizaran una mayor labor de la que tradicionalmente realizan los miembros de CIDSE. También es un debate que debe contar con la participación de los donantes. A menudo insisten en viajar a los países asociados, para realizar visitas y evaluaciones iniciales, intermedias y finales. ¿Es esto realmente necesario y podrían utilizarse y aplicarse otros instrumentos y procedimientos para cumplir los mismos requisitos? La reflexión y el debate sobre el impacto de los cambios en las huellas relacionadas con los viajes en el trabajo con los asociados es algo que será cada vez más importante para la red CIDSE.

Impacto ambiental de la comunicación digital

La sección sobre «prácticas inspiradoras en la red de CIDSE» muestra que muchos miembros de CIDSE se están alejando cada vez más de la distribución de materiales impresos hacia más comunicaciones digitales, siempre que sea posible. Esto incluye el pasar los informes anuales a formatos digitales; el almacenamiento de material en línea en lugar de imprimirlo; la sustitución de los viajes por videoconferencias, etc. Sin embargo, la comunicación digital también consume energía y contribuye a la huella ambiental de la red de CIDSE. Por ejemplo, al menos un miembro de CIDSE está estudiando el consumo de energía de sus servidores y las formas de vaciar sus servidores (principalmente en relación con el material fotográfico y de vídeo) para evitar la necesidad de aumentar la capacidad y el almacenamiento de los mismos. Es un tema que merece más atención en el contexto más amplio de la huella ecológica de la red de CIDSE. 

Recursos de la huella ecológica de CIDSE

Políticas o directrices de sostenibilidad adoptadas por los miembros de CIDSE:

Incluir las huellas ecológicas en las memorias anuales de las organizaciones miembros:

Información sobre las huellas ecológicas de la organización en los sitios web de los miembros:

Alentar al personal, voluntarios y seguidores a considerar la huella ecológica de sus propios estilos de vida:

Considerando el impacto ambiental de las actividades de los jóvenes:

Calculadoras externas que pueden utilizarse para calcular las emisiones:

Publicaciones pertinentes de CIDSE:

Otros recursos relevantes:

¿Le gustaría compartir la experiencia de sus organizaciones en el trabajo sobre la huella ecológica? ¿O información o recursos adicionales?  ¡Por favor, háganoslo saber! Giorgio Gotra [gotra(at)cidse.org] o Nicky Broeckhoven [broeckhoven(at)cidse.org]